6 feb. 2018

El Antruido de Montaña de Riaño

Organizada por la Asociación Cultural Montaña de Vadinia, tendrá lugar el próximo 10 de febrero.
  La fiesta tradicional de las "mazcaras d´enviernu", que en su origen se celebraban en fechas próximas al cambio de año, fueron trasladadas al carnaval, a medida que se implantaba el cristianismo en nuestras tierras.
  Tiene diversos nombres en los distintos pueblos de la Región Leonesa donde aun pervive, pero en Riaño siempre la han llamado el "Antruido"

  En el 2009 se recuperó esta tradición en la Montaña de Riaño y desde entonces se celebra el sábado antes de Carnaval.

La Asociación Cultural Montaña de Vadinia organiza el próximo 10 de febrero el Antruido de la Montaña de Riaño, declarada como Fiesta de Interés Cultural. Se celebra al atardecer, cuando se lleva a cabo el desfile de la Mojiganga por las calles de Riaño y la quema de La Choza. 
 La Mojiganga es el desfile de zamarrones.
  Junto al típico zamarrón, ataviado con pieles de animales, con máscara o tiznado de negro y con su inseparable turullo (cuerno para tocar), recorren las calles otros personajes: la Vieja (símbolo del año que se ha ido), el Oso (que representa el mal), el Ciego, las Damas(alegoría de la fertilidad), el Toro y el Torero.

 Al finalizar La Mojiganga del Antruido se repartirá entre todos los presentes chocolate con frixuelos, una delicia típica de la Montaña de León mientras se prende la Choza, una gran fogata al rededor de la cual danzaran y saltaran las mascaras.

 Este año un autobús facilitara el viaje desde León-Capital hasta Riaño, a los que puedan tener problemas de desplazamiento, o simplemente les resulte mas cómodo utilizar este medio de transporte.
 El bus saldrá a las 9:00 h. de la parada de autobuses de la glorieta de Guzmán de la capital leonesa y llegará a las 11:00 h. a Riaño. El regreso será a las 21:00 h. saliendo desde la estación de autobuses de Riaño.
El viaje además, incluye una visita al Museo de Riaño, a la iglesia románica de Pedrosa -Reubicada en Riaño- con sus notables frescos góticos, y pasear en barco por los denominados popularmente como 'fiordos leoneses'.

 A quien le interese degustar la gastronomía riañesa, tendrá ese día una ocasión única de comer en varios restaurantes el tradicional cocido de arbeyos. (Una variedad autóctona de guisantes o arbeyos, cultivada solamente en esa comarca)

ALGUNOS PERSONAJES DEL ANTRUIDO
El OSO era escogido entre los hombres mas grandes del pueblo (el último fue un hombre llamado Cecilio, de Pedrosa del rey, famoso por su corpulencia). Iba vestido de arriba a bajo con pieles, zamarra y polainas que imitaban la figura de un oso. No era acompañado por nadie, iba danzando y dando vueltas.
ZAMARRÓN, derivación de la palabra “zamarra”: vestido de pastor confeccionado con piel de oveja, compuesto por el gorro, la zamarra, el pantalón o los zahones, polainas y coricias,  las madreñas, calzadas con escarpines en los píes, de pardo o sayal.

Constancio los recuerda así: “ los ZAMARRONES, eran mozos cubiertos de pieles de lana de oveja negra sobre chaquetas de lana basta. Cara tiznada de negro, un gorro ajustado de lana o paño negro. Bajo las pieles llevaban unos pantalones oscuros bombachos. Botas enterizas de cuero negro llamadas escarpines que subían a media canilla y calcetines largos. Unos cinchos cruzados al pecho, sujetaban el cinturón de cuero ancho del que colgaban varios “lloqueros”, cencerros que movían rítmicamente haciendo gran escándalo. Algunos llevaban una cola de zorro, de yegua o caballo que ataban en la parte trasera del cinturón a modo de rabo.

Para cubrir la cara y la cabeza se fabricaban caretas o caperuzas con agujeros para los ojos, muchas veces un simple saco con dos agujeros para poder ver, con apariencia de lobos, zorros, osos y otros animales, o de cualquier cosa que pudiera asustar (monstruos). En ocasiones también se ponían cuernos sujetados con una estructura de madera y piel de carnero a modo de representación del ganado. Cuando no tenían cuernos de vaca los sustituían por varas de madera que los rapaces tallaban. También melenas de uncir las vacas, colocadas sobre la cabeza.

La función de los Zamarrones era correr tras las mozas tirándoles agua y las pelusas de una planta que crece cerca de las lagunas y es muy difícil de quitar. Algunos mozos hinchaban vejigas de gocho (denominadas zambombas)que después explotaban con gran algarabía”.

Los  mozos del pueblo también se tiznaban la cara con ceniza, se colocaban unos Cencerrones, – tres o cuatro-, sujetos a su cintura con un cinto, haciéndolos sonar mientras saltaban y cuya única función era  asustar a los rapaces, y otros se disfrazaban, de modo que no se le reconociera, de viejos, viejas, con sacos o envueltos en paja atada al cuerpo, o con ramas de árbol, con pieles de animal, trapos viejos. Incluso los más hábiles además de disfrazarse utilizaban largos zancos para asustar a los rapaces. Con una rama de espino, azuzaba a las personas que se encontraba por la calle. Cuando entraban en las casas, solían pedirles que o cantasen o que bailasen para hacer sonar sus campanas.
La VIEJA es otro de los personajes. Hombre travestido vestido de negro con un jubón (vestidura de lana cruzada que cubría el torso) bajo manteles oscuros y faldas grandes de tela gruesa del mismo color (manteos). En la cabeza llevaba un pañuelo negro atado sobre la frente que le dejaba entrever ligeramente la cara descubierta.

Iba cardando lana con un huso y un recipiente con aceite. La gente la provocaba y algunos mozos le tiraban el aceite. Cuando salía aparecía montada sobre el TORO
Desde el año 2012 el toro lleva también sobre él  la figura de la vieja, tal y como lo recuerdan vecinos de Pedrosa del Rey. *


Mas información:

No hay comentarios: