18 oct. 2016

Este fin de semana, tuvimos la fortuna de poder acompañar a la asociación "Amigos del patrimonio cultural de León -PRO-MONUMENTA" en su viaje a Madrid para la presentación de el Nº 13 de su revista ProMonumenta, en la Casa de León en Madrid.

Aprovechando el viaje, la citada asociación paso a visitar el monasterio de Santa María la Real de Valdeiglesias, donde un cicerone de lujo, D. J. Fernando Cornejo de Pablos -Leonés de Benavides http://www.diariodeleon.es/noticias/provincia/cornejo-dona-gigante-rey-fernando-iv-pagara-restauracion-demas_826555.html y patrono de la Fundación que restaura el monasterio http://monasteriopelayos.es/la-fundacion/
Nos mostró las obras de consolidación y recuperación del edificio.

Un monasterio que como nuestro guía explico fue fundado por el rey leonés D. Alfonso el VII de León.

Su construcción ordenada por Alfonso VII, se realizo con el fin de reagrupar a varios eremitas de la zona.
Posteriormente fue encomendado a la Orden del Cister.
 Data del siglo XII, aunque sufrió reformas durante el siglo XV y posteriores. La desamortización de Mendizábal  en 1836 supuso la marcha de los frailes y el comienzo del proceso de ruina en el que se encuentra el monasterio.

El arquitecto Mariano García Benito http://a21.es/fallece-mariano-garcia-benito-fundador-del-monasterio-de-pelayos-de-la-presa/ adquirió las ruinas en 1974 e invirtió esfuerzos en su rehabilitación; posteriormente lo donó al ayuntamiento de Pelayos de la Presa en 2003. 
Fue declarado por Real Decreto bien de interés cultural (BIC) el 23 de noviembre de 1983. 


Reconstrucción ideal de antes de la desamortización de 1836

Patio exterior y fachada de la iglesia
 Restos de la iglesia
D. Fernando explicándonos la historia y restauración del monasterio.
F. Rafael de León y el fantasma de Dnª Elvira.


Este monasterio como los mas rancios de las islas británicas tiene su propia leyenda.
Dña. Elvira era una mujer sevillana, parece ser, de extraordinaria belleza, casada con el escultor Rafael de León. Este cometió un crimen por celos y acabó refugiándose de este delito en el Monasterio, en el que le permitieron su estancia, tras tomar los hábitos y a cambio realizar la sillería del coro y el facistol (atril grande colocado en el coro de las iglesias para colocar los libros de canto).Cuando estaba realizando la obra de la sillería llegan noticias al monasterio, Dña. Elvira, muy enferma se encuentra en Toledo, y el entonces Fray Rafael, que había sido su esposo, pide permiso al Abad para poder ir a auxiliarla en sus últimos momentos. Y así fue, falleciendo en sus brazos. Él regresó al monasterio y parece ser que ” ella también” y … en las noches de luna llena se oyen sus cánticos entre estos muros.

 Precioso arco geminado de estilo románico, siendo este el estilo originario de la construcción. En la fotografía se puede apreciar el recrecimiento del suelo llevado a cabo en posteriores reformas.

Arcadas exteriores y arranque de las interiores del claustro, de estilo gótico tardío. 
Frontal de la iglesia en obras de consolidación. 
La fachada barroca de la Iglesia conventual nos ofrece el último estilo arquitectónico que aparece en el Monasterio. Se trata de una fachada  barroca, tipo retablo, con talla en granito de buena factura.
Presenta, la fachada, dos huecos importantes, resueltos con arcos adintelados; uno, la puerta de acceso a la Iglesia, a nivel de suelo y otro correspondiente a un  balcón, a nivel del coro alto, ambas trabajadas con molduras tipo barroco madrileño.
Sobre el balcón aparece un conjunto de tres hornacinas, que, en su tiempo, alojaron tres imágenes ; en el centro la Virgen de la Asunción, a la que estaba dedicado el Monasterio, en el lateral izquierdo la estatua de San Benito, fundador de la Orden benedictina y en el derecho la de San Bernardo, gran impulsor del Cister, ambos  patronos de la Orden.

Tres blasones decoran la fachada; el del centro corresponde a la monarquía, que aparece picado y borrados sus símbolos, el de la  izquierda  correspondiente  al propio del Monasterio y el de la derecha a la Orden del Cister
Al final del recorrido y en el interior del Monasterio, se puede observar este cartel de reciente colocación para información de los turistas.
 Pero como decía un paisanin, que trabajaba conmigo: "Esta mentira nun ye verdá"
Porque el Emperador Alfonso VII, solo fue séptimo de León. De Castilla seria como mucho Alfonso II, ya que el primer Alfonso en sentarse en el recién creado trono de Castilla, fue su abuelo Alfonso VI de León  y I de Castilla.
Nunca existió un Alfonso VII de Castilla (Y mucho menos un Alfonso VIII, claro)


Muy amablemente  D. Fernando Cornejo nos mostró también el castillo  de La Coracera y la bodega de "Los Marañones", en San Martín de Valdeiglesias. Pero eso lo dejaremos para otro "post" y para otro día.



1 comentario:

Hermenegildo Lopez dijo...

Y que siempre haya que andar desdiciendo lo que nun ye verdã. Qué cruz... Voy a meter en el coche algún instrumento que me permita hacerlo de otro modo. Aunque me llamen terro rista. Estoy de los castellufos hasta donde no digo... por respeto a la página y a quien la gestiona.