30 dic. 2015

El ramo leonés, la versión más fiel al árbol de Navidad


Distintas asociaciones leonesas lo han recuperado como adorno navideño.

Diario digital de León, 25 Diciembre 2015


Noticias de León. Texto: Vélez/Imagen: S. Arén


León es tierra de arraigo y la Navidad es la época de tradiciones por excelencia. Por ello, es imposible no encontrar cierta mezcla entre ambos elementos. Dentro de las costumbres leonesas en estas fechas, destaca por encima de todas el ramo leonés.

En los últimos años, la costumbre de decorar los hogares del territorio leonés con el ramo se ha retomado, en buena medida, por el esfuerzo de recuperación llevado a cabo desde las instituciones. Con presencia en todos los edificios públicos de León, también tiene cabida en muchos de los escaparates de los negocios de la capital. En la Plaza de las Cortes Leonesas también se puede observar, durante estas entrañables fechas, un ramo leonés de enormes dimensiones.

El rostro visible del ramo leonés podría definirse como una formación de madera en la que cuelgan rosquillas, frutos, adornos y regalos. Este peculiar elemento navideño es coronado con una estructura triangular que sostiene velas que se encienden a lo largo de la Nochebuena.

Si hacemos un viaje a los orígenes de esta costumbre, encontramos un primer punto de encuentro en el culto a los árboles de las culturas precristianas. Entre los elementos de la Madre Tierra que más se veneraban estaba el roble, árbol típicamente leonés.

De hecho, en las primeras celebraciones navideñas, que tienen su origen en la Roma Clásica, el árbol que se colocaba en recuerdo del nacimiento de Jesucristo era, precisamente, el roble. No sería hasta el siglo VIII cuando San Bonifacio lo relevará en favor del abeto, al que renombraría como “el árbol del niño Jesús”.

Estos primeros árboles pretendían simbolizar el amor de Dios y fueron decorados con manzanas y velas, de forma muy similar al actual ramo leonés. La fruta simboliza el pecado original y, de una forma más amplia, la tentación. Por su parte, las velas aportan la luz de Jesucristo como iluminador del mundo.

Es decir, el ramo leonés está estrechamente unido a la tradición del árbol de Navidad. Es más, podría decirse así que es la variante que más ha sabido mantener su esencia y sentido primigenio.

Con el paso de los siglos, las manzanas y las velas se convirtieron en las bolas, adornos y luces que conocemos en la actualidad. Rastreando en la historia, se pueden encontrar abetos navideños muy similares a los actuales a principios del siglo XVII en Alemania.

Por su parte, la variante leonesa en su versión más arcaica, era una simple rama de hoja de árbol adornada con cintas y frutos. Con el tiempo ha sufrido una evolución hasta llegar a la versión contemporánea de velas, cintas rosquillas y frutos.

El ramo era una ofrenda que se presentaba el día de Navidad. En la celebración, los hombres llevaban cayados decorados y las mujeres portaban velas a la vez que cantaban villancicos e himnos religiosos.

En el altar de las Iglesias de la provincia se hacía la ofrenda al niño Jesús en el aniversario de su nacimiento, a través del ramo. Originalmente, era una rama vegetal pero que fue camuflándose con sus múltiples adornos.

En 1996, una asociación leonesa imprimió unos folletos informativos sobre cultura autóctona en los que aparecía el ramo leonés. No obstante, Raigañu fue la agrupación que recuperó unos años después la difusión de la costumbre, pero adaptada a los nuevos tiempos. El éxito ha sido bastante notable al lograr una buena aceptación e incorporación en la sociedad leonesa.

Poco a poco, parece que la vasta cultura leonesa se comienza a recuperar. Apuestas que deben servir siempre para unir, más si cabe en estas fechas, con el recuerdo a las generaciones que nos precedieron en esta histórica tierra.


http://diariodigitaldeleon.com/cultura/el-ramo-leones-la-version-mas-fiel-al-arbol-de-navidad-14542


2 comentarios:

La utopía de Irma dijo...

Feliz año nuevo y ojalá se hagan realidad todas nuestras utopías en este 2016.

Abrazote utópico, Irma.-

RAIGAÑU dijo...

Muchísimas gracias por tus deseos Irma. Lo mismo te deseamos, y que este nuevo viaje al rededor del sol, este lleno de utopías satisfechas.