22 dic. 2014

cousitsinas

Los acertijos leoneses de Juan Alvarado
El Club Xeitu rescata cientos de adivinanzas recopiladas a finales del siglo XIX en Lacaina.

CRISTINA FANJUL | LEÓN 21/12/2014

 «¿Qué cousa será que no mundu naide puede vela, da dolor ya da placer, vuela pa’l cielu ya cai pal suelu?»
 Hace más de cien años, Juan Alvarado recogió en una pequeña libreta cientos de acertijos que también forman parte del patrimonio cultural de la Montaña Occidental Leonesa. Ahora, el Club Xeitu, coincidiendo con la celebración del aniversario de este filántropo, publica sus ‘cousitsinas’, o sea, sus adivinanzas.

El Club Xeitu está a punto de presentar un tesoro bibliográfico. Bajo el nombre de Cousitsinas, esta obra atesora cientos de adivinanzas que Juan Alvarado fue recopilando durante toda su vida en una pequeña libreta y que nunca llegó a publicar. Eduardo Carbajo, escritor, gran divulgador del patsuezu y miembro del Club Xeitu, ordenó estas cousitsinas y las transcribió tanto al castellano como a la lengua leonesa. Desgraciadamente se cruzó con la muerte el año pasado y no pudo ver la obra publicada.

El libro cuenta además con ilustraciones del artista lacianiego Manuel Sierra, quien ha conseguido dotar de vida los acertijos de don Juan. Destaca Víctor del Reguero que se trata de una de las colecciones de adivinanzas más numerosa de España. Alvarado las compiló en paralelo a los cantares de boda de Laciana, Babia y Alto Bierzo que se publicaron en el año 1919 y que Xeitu reeditó con gran éxito el pasado 2010.

Destaca Jesús Álvarez Courel en el prólogo que de los calechos lacianiegos salieron buen número de acertijos de los recogidos por Juan Alvarado. «Las adivinanzas son rica herencia de la cultura oral desde épocas remotas. La primera que se conoce, escrita en una tablilla, data de los tiempos babilónicos y son frecuentes en textos antiguos. Casi todas las formas de acertijos se empleaban ya en la Grecia antigua. Se dice que Homero murió de frustración al no ser capaz de resolver un acertijo que le propusieron unos pescadores y que decía: «Lo que hemos cogido, lo hemos dejado, lo que no hemos cogido, lo traemos». Eduardo Carbajo sostiene que estas adivinanzas eran las que se contaban en los calechos y filandones hace muchos años. «Yera cunu qui pasaban’l ratu, ya pa que lus nenus nun se tses piechara la motsera». Así era como pasaban el rato para que a los niños no se les cerrara la mollera: una iglesia llena de gente y no tiene puerta por donde entrar; en Granada hay un cunventu, son las monxas más demil, ya entre celda ya celda hai una paré muy sutil; un partorcito de palo, sube a la feria y baja el ganado... y así cientos de acertijos que muestran la riqueza y la inteligencia natural de un pueblo.

Y por cierto, por si a estas alturas siguen pensando en qué fue aquello que el inmortal Homero no fue capaz de resolver, dejen de sufrir: los pescadores llevaban pulgas.
http://www.diariodeleon.es/noticias/cultura/los-acertijos-leoneses-de-juan-alvarado_944218.html

Cusitsinas, del llibru "BITSARON" Cousas pa nenus ya grandes na nuesa tsingua. de Eva González Fernández y Roberto González-Quevedo 1982

No hay comentarios: