26 nov. 2011

LA UNIVERSIDAD EN LA CASA DE LEÓN EN MADRID

La Casa de León en Madrid se vistió ayer con las galas mayores del gaudeamus donde se dieron cita nada menos que cinco catedráticos: los decanos de las facultades de Filología y de la de Geografía e Historia de la Universidad de Salamanca, Román Álvarez y Valentín Cabero, respectivamente, el catedrático de la Universidad de Alcalá de Henares, Javier Rivera y los también catedráticos, Benito del Castillo, decano de la Facultad de Farmacia y ex presidente de la Real Academia de Farmacia y José Sánchez Carralero de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid, con quien, posteriormente, se celebró un homenaje con un CALECHO (Filandón antes de la cena). Todos acudieron a la Casa de León en Madrid, foro importante e histórico de la cultura leonesa, para recibir el nombramiento de miembros del Consejo de Honor del Consejo Superior de la Casa de León en Madrid. Honor compartido por la Casa el que personas tan distinguidas e importantes hayan aceptado el nombramiento, por su parte, el aceptarlo y acudir a recibirlo pese a sus saturadas agendas y viajes internacionales. También acudió a recibir el nombramiento de miembro del Consejo Superior, Alberto Muñiz Sánchez (Tío Alberto) fundador y director de la CEMU (Ciudad Escuela de los Muchachos, en Leganés (Madrid). Otras distinguidas personalidades, como el Catedrático de la Universidad leonesa y académico de la RAE, Salvador Gutiérrez Ordoñez y Úrsula Rodríguez (viuda de Pereira) que por diversas circunstancias no pudieron estar presentes físicamente.


La Casa se quedó pequeña para dar cabida a tantas personas como las que se dieron cita, todas importantes, entre las que destacamos al presidente de la Casa, Rafael Álvarez, el presidente del Tribunal de Cuentas, Manuel Núñez, el también catedrático y premio Príncipe de Asturias, Amable Liñán, el catedrático Carlos Junquera o el empresario David García.

Foto. Izqda a dcha: Felix Pacho, Valentin Cabero, Javier Rivera,
José Carralero, Cándido Alonso, Román Alvarez y Alberto Muñiz.
La segunda parte del acto, el primero fue la entrega de los títulos correspondientes de Miembros del Consejo Superior y del Consejo de Honor, correspondió al CALECHO que, como ya se ha dicho, es el homenaje que entre amigos se hace a un personaje distinguido, en esta ocasión, al pintor y catedrático, José Sánchez Carralero, leonés de Cacabelos, con unos maestro de ceremonias, incitadores más bien según reza en el programa, Cándido Alonso y Félix Pacho, presidente y secretario, respectivamente, del Consejo Superior.


El acto fue siguiendo las pautas de los predecesores y, así, fueron compareciendo distintas personas que conocieron y conocen la trayectoria de Carralero, elogiando la importancia de su obra y la hondura de su persona, entre otros, alumnos de Pepe, el retratado ex presidente de la Real Academia de Farmacia, ex alcalde de Arganda (Madrid) y ex presidente de la Asamblea madrileña, Pedro Díez Olazabal, a la sazón nacido el pleno barrio húmedo de León, el escritor leonés Jesús Torbado, el periodista Toño Criado y con cierre espectacular, entre magia y brujería, bruja carralearense (Maca) incluida, que dieron fin a una entrañable fiesta de la amistad, que no otra cosa es el CALECHO que tradicional y anualmente celebra el Consejo Superior de la Casa de León en Madrid en torno a un personaje que se lo merece. Carralero repasó toda una vida dedicado a la pintura, la docencia y los recuerdos ligados a Cacabelos, Arganda, etc. También anunció su avanzado proyecto de las cuatro estaciones del Bierzo desde el Palacio de Canedo.

Tal como estaba programado y es tradicional, la velada se continuó con una cena y cánticos que pusieron un magnífico remate y fin de fiesta.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Que bueno que los leoneses en Madrid no solo no pierdan sus raices si no que las mentienen vivas y luchan por difundirlas. Felicidades a los leoneses transterrados. ¡Que cunda el ejemplo!

BAMBU dijo...

Bien por los leoneses en Madrid, así se hace patria y sobre todo y lo que es mejor, se mantienen las tradiciones.Gracias a la Casa de León en Madrid, por seguir con lo que siempre hizo.

Anónimo dijo...

Y con paisanos del Sur, paisanos de Salamanca. Felicidades.